La masacre silenciosa

irak

De vez en cuando, a traición, vienen a mi memoria cuatro mujeres iraquíes. A una de ellas la conocí en Bagdad cuando fui a entregarle un paquete que le enviaba su hermano desde Barcelona. Era febrero de 2003 y Colin Powell acababa demostrar ante la ONU aquella farsa de contenedores llenos de armas de destrucción masiva. No recuerdo de qué hablamos mientras tomábamos café y sus hijos jugaban en el salón. Sólo sé que sonreía a menudo para disimular el miedo ante los niños. Al despedirnos, me agarró con fuerza de los brazos y dijo: “No lo hagáis, no nos bombardeéis. No nos convirtamos en enemigos”. Nunca antes me habían dado una orden así. Una orden que nadie podía obedecer porque de nada servía que millones de personas gritaran en las calles No a la guerra. Todo estaba decidido desde mucho antes de la foto de las Azores.

Esos mismos días entrevisté a otra mujer iraquí en Tarragona. “Cuando vi caer las torres gemelas de Nueva York me alegré. Al fin los americanos sufrían como nosotros al ver cómo matan a nuestros hijos e hijas, en Iraq y en Palestina”, dijo. Sonaba igual de sincera segundos después, cuando añadió que pronto se sintió avergonzada de su reacción: “Mi religión no me permite alegrarme de algo así. Murieron muchos inocentes”.

A Sahra y a Amal las había conocido antes. He escrito que eran mujeres a conciencia, porque deseo que hoy lo sean. Aquella tarde de 2001 celebraban que cumplían seis y ocho años, aunque eran tan menuduas que aparentaban dos menos. Cuando estaban a punto de llegar sus primas, la madre les quitó las camisetas con las que habían estado jugando en el patio de su humilde casa en las afueras de Bagdad y las vistió como si fueran hadas. Muertas de risa, fingieron volar levantándose las faldas. Bajo los tutús, la tela estaba llena de jirones. Al descubirlos, su tía les hizo una señal, pero lo único incómodo en aquella escena eran los ennegrecidos dientes de Sahra y Amal. Su padre me enumeró las dificultades que tenían para encontrar algunos productos básicos, entre ellos medicamentos, por estar incluidos en la larga lista de artículos considerados de doble uso, es decir, potenciales ingredientes para construir armas de destrucción masiva. Pregunté a un responsable de prensa de la ONU en Bagdad qué pensaba de la doble moral de su organización al impulsar el programa de asistencia humanitaria llamado Petróleo por alimentos para paliar los efectos provocados por las sanciones económicas decretadas por la misma ONU. No contestó.

El embargo mató a más de millón de niñas y niños en Iraq, aunque la cronología de gurras convencionales ignore aquella masacre silenciosa. En 1996, preguntaron a Madeleine Albright en televisión si valía la pena causar todas aquellas muertes para acabar con Sadam Hussein. La respuesta de la ex secretaria de Estado de EEUU fue: “Sí, vale la pena”. Después de tantas agresiones, tanto cinismo y, sobre todo, tanto dolor, resulta imposible adivinar qué pensarán hoy Sahra y Amal de los atentados de París. Si siguen vivas.

Artículo publicado en la revista La Marea (diciembre de 2015)

Leer Más

A propósito de ‘Ma-ma’: Entre los recortes y los lazos rosas

Fotograma de 'Ma-ma', película de Julio Medem protagonizada por Penélope Cruz

 

Fue mi prima la que me avisó. Nos llamamos igual y por eso solemos decir que lo nuestro no es genético, sencillamente la combinación de nuestro nombre y primer apellido está gafada. “Mira el trailer de la película de Penélope Cruz”, decía su mensaje. Cuando lo hice, algo me sacudió. La escena en que la protagonista entra en la máquina que afinará su diagnóstico me teletransportó a mi primera resonancia magnética. No estaba preparada para el viaje que se inició en aquella especie de ovni, no conozco a nadie que lo esté. Sólo sé que si me hubieran hecho la prueba antes, en vez de marearme durante diez meses en los que visité a dos médicos en la Seguridad Social y a otros dos privados, todo hubiera sido más sencillo. (más…)

Leer Más

El Club Bilderberg se reúne en los Alpes austriacos

Hotel austriaco donde se celebro la edición del Club Bilderberg en 2015.

La historia se repite año tras año desde 1954. Con la llegada del buen tiempo, líderes políticos mundiales, miembros de la realeza, ejecutivos de multinacionales como Coca-Cola, Pfizer, Google, Repsol, Amazon, Telefónica, Deutsche Bank o Inditex, y representantes de los medios de comunicación más influyentes del mundo, desde The New York Times hasta El País, pasando por The Economist, se reúnen en un hotel de cinco estrellas durante todo un fin de semana con el compromiso de que no contarán ni una sola palabra de lo que allí se hable o suceda. En esta ocasión, el exclusivo encuentro conocido como Club Bilderberg se celebrará en el Interalpen-Hotel Tyrol, en los Alpes austriacos, del 11 al 14 de junio. (más…)

Leer Más

Noche en la finca de Somonte, ocupada por jornaleros

La marcha de los jornaleros llegó a Córdoba el jueves a mediodía. Horas después, visité la finca de Somonte, ocupada por 20 trabajadores del campo de Palma del Río el pasado marzo. A continuación, el artículo publicado ayer en MásPúblico:

Lola Álvarez, del SAT: “No queremos subvenciones, queremos trabajar” lolafoto PALMA DEL RÍO (CÓRDOBA) // El viento rugía anoche en el campo abierto y sin cultivar de Somonte. Al fin algo de aire fresco para los jornaleros que ocuparon el pasado marzo estas 400 hectáreas situadas en Palma del Río (Córdoba), propiedad de la Junta de Andalucía. Resguardados en el porche de una de las tres viviendas de la finca, comentaban el éxito de la marcha que les había llevado a recorrer esta provincia andaluza los tres días anteriores. María estaba a punto de preparar la comida para la treintena de personas que ayer se quedaron a dormir en Somonte. Entre ellos, varios compañeros de Madrid que apoyan las ocupaciones y el movimiento de los trabajadores del campo liderados por el diputado de Izquierda Unida y alcalde de Marinaleda (Sevilla), Juan Manuel Sánchez Gordillo. De repente, Lola salió del interior de la casa. Tenía algo que comunicar al grupo: “Mañana salimos en el New York Times”. Se refería a las imágenes de la fotógrafa Laura León publicadas hoy en el diario estadounidense y en la portada del International Herald Tribune. Sonrisas, pero sin excesivo revuelo. Uno de los adolescentes que vive en la finca revisa las ampollas de sus pies.
(más…)

Leer Más

El diario Público renace para celebrar el 15-M

reparto.jpg.jpg El grupo de extrabajadores cooperativistas de Público hemos autogestionado y financiado la edición de un número especial de MásPúblico, con motivo del primer aniversario del 15-M. Esta mañana se ha distribuido en Barcelona, Madrid, Sevilla y Valencia. Mañana los veréis en las manifestaciones de estas ciudades. Pronto contaremos el “making off” de toda esta aventura. Se ha cumplido la primera parte del sueño. Vamos a por la segunda, conseguir la cabecera. Gracias a la Cooperativa Integral Catalana por aquella primera llamada, justo después de que se hiciera público el concurso de acreedores.

Leer Más