No, gracias

Ramblas de Vilanova i la Geltrú. Un día espléndido. Sol, libros, rosas, gente paseando. Los ingredientes son los de siempre, muy buenos. Sólo algo resulta profundamente molesto: un tipo que serpentea entre los viandantes con folletos de Plataforma x Catalunya (PxC) escudriñando las caras de quienes considera susceptibles de comprar su mensaje xenófobo: “Controlem la immigració. Aturem la crisi”. A diferencia del resto de partidos, que tienen puesto propio para captar votos sin pudor alguno, el candidato de PxC se muestra cauteloso. Esquiva un grupo de emigrantes –quizá le producen urticaria y no hemos sabido interpretar su gesto- y se hace el sueco –a pesar de presumir de ser muy catalán- cuando oye nuestro comentario de disgusto.

PxC ha logrado presentar 100 listas electorales en otros tantos municipios catalanes. Aun así, pocos han reaccionado ante el peligro creciente que supone el auge de estos mensajes, que en los últimos meses han llegado a hacerse espacio incluso en los parlamentos de Suecia y Finlandia. Por el momento, sólo la Plataforma Unitat contra el feixisme i el racisme organiza actos regularmente para evitar el ascenso de PxC. Por suerte, cuenta cada vez con más entidades adheridas y ha convocado una gran manifestación de protesta para el próximo día 30 de abril (18 h. Gràcia). Algunos de sus miembros recuerdan que el fascismo se cura con las viejas recetas: viajando y leyendo. Por ello, reproduzco (y traduzco del catalán) un extracto de un artículo de Manel Manchón publicado hoy en el diario Ara sobre Fault Line, el libro del economista Raghuram Rajan:

El hecho rotundo es que hay cada vez más diferencias entre una clase social informada, con puestos de trabajo de calidad, que recibe sueldos muy altos (son también los directivos y ejecutivos de las grandes empresas), y la tradicional clase media, que se ha empobrecido con salarios cada vez más bajos. ¿Pero qué ha pasado? Rajan explica (…) que en los Estados Unidos ha habido un desinterés por formar capital humano, por invertir en educación dirigida a las personas con menos recursos. Los ingresos más bajos de estas personas se habían compensado, según Rajan, facilitando el crédito y haciendo ver a estas clases empobrecidas el falso espejismo de que pertenecían a la admirada clase media norteamericana, que, en realidad, ha visto disminuir progresivamente sus miembros en las últimas décadas.

Comprender que los recortes en la Sanidad pública catalana ya están perjudicando la salud de los ciudadanos no es difícil. Más complicado es ver las consecuencias de la reducción en educación a medio y largo plazo para quienes andan demasiado ocupados con llegar a fin de mes. Pero justo ahí está la clave para entender la apatía general, la falta de espíritu crítico. En Baden-Württenberg (Alemania), la catástrofe de Fukushima provocó la reacción inmediata de decenas de miles de manifestantes. Días después, lograban un cambio de gobierno espectacular, el que ha llevado a Los Verdes a liderar la región más rica de Europa. A continuación, un texto firmado por el periodista Thilo Schäfer, en el que describe cómo muchos alemanes vivieron ese primer gran triunfo de los ecologistas.

Los Verdes, a la conquista de Berlín Como periodista hubiera preferido cubrir las revueltas de Túnez o Egipto, por supuesto, pero como alemán presenciar el éxito histórico de Die Grünen (Los Verdes) en Baden-Württemberg el pasado 27 de marzo fue una experiencia tremenda. Hace poco nadie se hubiera imaginado que un día podría haber un primer ministro verde en una de las regiones más conservadoras de Alemania. Ahora, Winfried Kretschmann se dispone a gobernar una región de diez millones de habitantes. Y después del verano los ecopacifistas podrían conquistar otro Gobierno regional en Berlín si se confirman las encuestas. Pero quizás lo más significativo del ascenso de Los Verdes en la estimación del soberano es la reacción de los demás partidos. A Merkel y su Gobierno les entró el pánico con el desastre de Fukushima y cambiaron de rumbo de la noche a la mañana. Ahora ya no quieren saber nada de la prolongación de la vida útil de los reactores y hablan de acelerar la transición hacia un futuro basado en energías renovables. El truco no funcionó en las urnas en Baden-Württemberg pero la preocupación de los conservadores por el tema nuclear es prueba de que hasta ellos han entendido que hay un sentimiento mayoritario en Alemania que desea un cambio del modelo energético. Y es que incluso antes de la catástrofe de Japón, Los Verdes subían en las encuestas. Algunos amigos en España me preguntan cómo es posible que en plena crisis económica un tema como el medioambiente esté tan arriba en el orden de prioridades del votante alemán. Cierto que en ese país lo peor de la crisis ya ha pasado. Pero la clave es que muchos alemanes ya no consideran la protección del medio ambiente un objetivo loable pero prescindible que debe ser solucionado después de que se hayan arreglado todos los demás problemas materiales. Ni siquiera los empresarios -la mayor parte de ellos, diría- defienden ya aquello de que las políticas medioambientales son un freno para el crecimiento económico. Es más, en Baden-Württemberg, quizás la región más próspera e innovadora de Europa, Los Verdes han convencido a una cuarta parte del electorado de que las energías renovables, además de la tecnología para incrementar la eficiencia energética de los cacharros que usamos, son una gran oportunidad de negocio con un gran potencial de exportación al resto del planeta, por encima del de los todoterrenos tipo Porsche Cayenne. Ahora, en la prensa alemana ya empiezan a preguntarse si Die Grünen son realmente capaces de gobernar. Evidentemente, tienen que sortear unas cuantas contradicciones. Para hacer posible el cambio de modelo energético hay que apostar sobre todo por la energía eólica, de momento la más eficaz de las energías renovables. Los parques de molinos más productivos en Alemania se encuentran en el norte, en la planicie de Baja Sajonia y en los parques off-shore del Mar del Norte. Para que esa energía llegue al sur hace falta construir nuevas redes de alta tensión gigantescas que pasan por zonas verdes, algunas de alto valor medioambiental. El conflicto ya está previsto. El camino no es fácil ni gratuito y probablemente más de un votante de los ecologistas se arrepentirá cuando le presenten la factura del cambio de modelo, bien en foma de un elevado recibo de la luz o en restricciones a la circulación de su coche, por ejemplo. Pero estoy seguro de que el auge de Los Verdes en Alemania no se debe simplemente a la coyuntura política sino que refleja un cambio de mentalidad en la sociedad que se extenderá cada vez más. Ojalá vaya calando también en España.

8 thoughts on “No, gracias

  1. …Y QUÉ LE VOY A HACER SI YO NACÍ EN EL MEDITERRÁNEO
    Es cansado recurrir a los argumentos de preguntarnos quiénes son o somos emigrantes/inmigrantes: ¿los andaluces de los años sesenta y setenta que trabajaron en la construcción de sus propias viviendas cuando la burguesía catalana recalificó terrenos con los que se enriqueció gracias al aumento de población? ¿Los hijos de estas familias, también de Extremadura o Murcia, qué son ahora? ¿Messi, Abidal… son inmigrantes? ¿Lo son los hermanos Gasol en USA? ¿Lo fueron los criollos o, a su vuelta a Catalunya, los indianos, clases esclavistas como Dios manda?
    La podredumbre de Europa germina en su hipocresía que, a lo largo de su historia, siempre ha mirado hacia la derecha con su ceguera lucrativa…
    PD- Debe resultar difícil hacer política verde dentro de los parámetros, valores y mentalidad neoliberales. Con unas leyes redactadas por mentes cuya conciencia es mercantilista, al servicio del capital y la propiedad privada, y cuyos valores no son otros que herramientas que sirven a un fin económico que no ético: esfuerzo, trabajo… y su cacareada meritocracia basada en la herencia, los apellidos y sus tráficos de influencia.

  2. en primer lugar vaya por delante mi mas sincera repulsa hacia movimientos políticos que defiendan o alienten la discriminación por raza, sexo o religión… algunos llevamos tatuado un número en el brazo incluso tras dos generaciones, pero no caigamos en la simpleza de justificar el resurgimiento del fascismo por el incremento de los inmigrantes o de la crisis. la clave la has dado tu misma: educación. ¿que se puede esperar de un país que malpaga y desmotiva a aquellos responsables de crear ciudadanos?, yo no soy profesor mas allá de dar clases de postgrado en la Universidad a hombres y mujeres hechos y derechos pero me gustaría pensar que mi labor en el hogar con dos futuros ciudadanos se ve convenientemente reforzada en la escuela con profesores implicados y suficientemente satisfechos… quizás así, mañana, tengamos una sociedad mas justa y coherente.
    pero por dar cera a diestro y siniestro (nunca mejor dicho) ningún gobierno ha terminado nunca de concretar medidas que:
    1º.- dejen de empobrecer culturalmente a los que la reciben.
    2º.- frenen el cada vez mayor fracaso escolar
    3º.- fijen valores en los receptores
    4º.- creen ciudadanos y no borregos, mas difíciles de manipular pero mas proclives al progreso
    y no, no soy racista, soy clasista, me joden los fascistas (de derecha y de izquierda), los bordes, los que me imponen sus normas y no respetan las mías, los que creen que en mi casa se pueden poner los pies sobre la mesa por que en la suya lo hacen, los que callan a gritos a su mujer y pretenden callar a la mía o a la suya en mi propio espacio, en definitva, los maleducados (coño, todo vuelve a empezar por lo mismo)

  3. Metamike!!
    Como en los viejos tiempos. Estamos (casi) de acuerdo. El fascismo es muy complejo, pero está claro que se alimenta de la falta de formación. Por eso he reproducido el argumento de Rajan.
    En los últimos años, las reformas educativas se centran en formar trabajadores con perfiles competitivos, no ciudadanos formados y con espíritu critico.
    Pero durante los 3 años en que he vivido en Madrid no he visto grandes protestas por la falta de inversión en Educación pública, por ejemplo.
    Ahora es el gobierno de Mas el que recorta sin contemplaciones. Y funciona el tópico, los políticos suelen enviar a sus hijos a la privada… A diestro y siniestro (como tú dices)
    /Magda

  4. Totalmente de acuerdo en lo de la educación, ¿impartida por?
    Último ejemplo de esta Europa de gente de bien representada por el culto y educado Sarkozy. Por cierto, hijo de la emigración húngara (qué fatal casualidad que Hungría ande ahora como anda…).
    Sarkozy es el primero en reconocer a los sublevados en Libia y el más ardiente defensor de la intervención militar, mientras por otro lado cierra las fronteras con Italia a las personas que escapan de esas mismas guerras o revueltas en los países limítrofes.
    ¿Alguien entiende algo o es mejor no entender? ¿Qué interés mueve al formado Sarkozy, el humanitario? ¿Pero sólo son humanos los libios rebeldes, qué son las gentes tunecinas, ganado?
    A ver si empezamos a ver que, aun siendo fascista, la derecha ha aprendido bien a no enseñar esvásticas ni levantar la palma derecha de la mano…
    Actualmente, en España existen campos de concentración civilizados y modernos que eufemísticamente se denominan CIE (Centros de Internamiento de Extranjeros).
    http://www.canalsolidario.org/noticia/centros-de-internamiento-de-extranjeros-o-carceles-de-inmigrantes/23099
    “Pero desde su misma fecha de creación, los CIE han sido definidos como lugares opacos a los que, salvo contadas ocasiones, han tenido difícil y limitado el acceso las ONG, la prensa y la sociedad civil, pese a una larga cantidad de intentos desde sectores sociales por descubrir qué se esconde tras sus paredes más allá de la sala de visitas. Ni siquiera los abogados de los internos pueden actualmente hablar en privado con sus defendidos, sino que las entrevistas se deben realizar siempre bajo presencia policial. Se desconoce lo que realmente ocurre, pero cada vez son más señalados y cuestionados.”

  5. pus si magda, ya te digo que siempre hace falta un “facha” para dar color en tus conversaciones, eso y que ya sabes que me encanta compartir mesa y charla contigo…
    lo que no acabo de entender en el último comentario es porque se tacha a la derecha de fascista sin esvástica y se apela a los CIE a renglón seguido… mira que a lo mejor está el PP en el gobierno y yo no me enteraó, o a lo peor el que está se dice socialista pero tolera semejantes aberraciones…en fin… desinforma que algo queda.
    desgraciadamente en la derecha tenemos mucho facha trasnochao pseudofascista de barra de bar (no saben que si llegara el fascismo serían los primeros en caer -tontos útiles-) pero en la izquierda hay demasiado progre trasnochao, tíos que levantan el puño en el que encierran las llaves del mercedes y la casa de majadahonda, hablan de la posible idea del pp de privatizar la educación mientras sus hijos van al St Michael´s y nos tachan a otros de fascistas a gritos y sin permitirnos dialogar.
    y lo peor es que no hay demasiadas alternativas… aunque cualquier cosa es mejor que este gobierno, eso seguro.

  6. Hola Metamike, soy La vieja Europa y Yo llegué primero. A partir de ahora usaré el nombre de Arbolé.
    Menciono los CIE porque lo de Sarkozy es muy obvio pero aquí también se mira para otro lado con un problema como el de las personas que buscan una vida mejor y tienen derecho a ella. Y porque el otro, el inmigrante en este caso, es imprescindible para el argumento fascista y el primero en ser señalado.
    Respecto a los términos derecha-izquierda, fascismo… reconozco que hago uso de la palabra fascista con la misma ligereza con que se utiliza izquierda trasnochada. Para mí, se trata de tener o no solidaridad, creer o no en la ecología y estar dispuesto a renunciar al consumo de energía y rebajar nuestro nivel para que otros pueblos puedan equilibrarse con respecto a nosotros. A que las grandes multinacionales y potencias mundiales no especulen con alimentos como los cereales o se adueñen del agua (¿qué interés tiene China en Nepal sino sus cumbres llenas de nieve y el nacimiento de los grandes ríos de Asia?) Creo que toda persona que no esté dispuesta a crear un sistema sostenible y justo es neoliberal, o sea, egoísta, fascista (mal usado), capitalista… Resumiendo: conservadora o de derechas, y me da igual que sea izquierdista de café del PSOE, un bienintencionado del PP, una hipócrita de IU, un anarco patético o el gobierno chino (ahora no son tan malos para el capitalismo porque han pasado de comunistas a consumidores…).
    Creo que hay que romper con este pensamiento único que mata el crítico y nos educa en el consumo, la productividad y el resultado.
    ¿Dónde está la intelectualidad? Por favor que se haga visible… ¡Indignaos!

  7. que mal informados estais , srt o sra magda , no solo no nos presentamos en 100 municipios , que a un te dejas 10 , en total 110 municipios , referente a la palabra facista a si como razista o xenofogo , la usais a la ligera sin saber realmente habeces lo que quiere decir , siempre veis la paja en ojo ajeno pero no en el buestro , en fin , predicais lo que ni vosotros mismos os creeis

  8. me has dejado de piedra lluis, sobre todo por que has deslomao el sopena a patadas, en fin, con el comentario como con ciertos programas políticos: autocorrector. y ante las discrepancias… diálogo, quizás los de la derechona somos algo mas dialogantes con el paso de los años y los de la izquierda tolerante y abierta algo mas autoritarios e intolerantes… y es que algo tiene el poder que trastoca programas e ideologías con la misma facilidad que esta España de pandereta se refugia en “la esteban” y en “la campa” para evitar tomar partido o convierte programas como “la noria” en ágoras de “todo a 100” enfocadas al pensamiento único… ¡¡que viva la demagogia!! ¡¡larga vida a la mediocridad!!

Los Comentarios están cerrados.