‘Extramares. Cinco nuevos narradores de Barcelona’

Los hispanistas Julio Ortega y Ana González Tornero me sorprendieron hace unos meses al pedirme unos textos para una compilación de voces de jóvenes narradores barceloneses que escriben esencialmente en castellano. El volumen, que se ha presentado en la Feria Internacional del Libro en Guadalajara (México), se titula Extramares y reúne también obras de Eloy Fernández-Porta, Robert Juan-Cantavella, Miquel Bota y Jorge Carrión. Publicada por la editorial mexicana Jorale, la solapa de Extramares dice los siguiente:

ExtramaresSon cinco narradores que pudieran ser más, pero no se trata de una antología, sino de una apuesta.

Eloy Fernández-Porta es quien mejor prolonga, en la prosa española nueva, los avances del relato auto-referencial, porque busca recrear el texto, rehacer la narración, convertir a la lectura en el diccionario de lo nuevo; y para mayor intriga, ese catálogo se despliega en el humor de un texto sin tregua.

Robert Juan-Cantavella, por su parte, es autor de una audaz novela de novelas, diagramática y performativa, hecha con la fuerza pasional de las asociaciones felices, entre personajes y situaciones que desmontan la comedia del relato para revelar su centro: la saga pródiga y simétrica de imaginar.

Magda Bandera desde el periodismo analítico puso en práctica un desborde genérico notable por la inmediatez de sus voces y personajes, comunicando espacios extranjeros pero próximos, apropiados por la atención del afecto y la temporalidad de la voz; sus relatos van del reportaje a la ficción, como dos caras del mismo lenguaje, contaminándonos de su fuerza veraz, allí donde los personajes se buscan para nombrarse.

Miquel Bota, que publica aquí por primera vez, se demora en el proceso indagatorio de la experiencia catalana, y lo hace desde la biografía de su propia voz; estas primeras pruebas de su dedicación cristalizan visiones del mundo en transición.

Jorge Carrión, en cambio, ha preferido ensayar el relato de viaje, el ensayo de interpretación y el testimonio de la subjetividad, imbricados en la crónica de los lugares y la temperatura de la sensibilidad; su registro reverbera, salvado de la desventura cotidiana por la belleza insólita de lo actual

 

Copyleft Magda Bandera. Permitida la reproducción citando al autor e incluyendo un enlace al contenido original
Con

ura cotidiana por la belleza insólita de lo actual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *